Humedad y riego

Este aspecto es de suma importancia y merece nuestra total atención. La humedad relativa es una medida de la cantidad de agua presente en el aire para una temperatura dada, a mayor temperatura el aire permite mayor cantidad de agua en forma de vapor.

Las orquídeas en general agradecen una humedad relativa del aire que oscile entre 60% y 80%. Esto no significa que debemos mantener las plantas llenas de agua, es importante dejar que las plantas se sequen completamente de vez en cuando para controlar los hongos.

Para comenzar se puede regar cada 2 o 3 días e ir variando de acuerdo a las condiciones particulares de cada orquideario. Cuando el riego es excesivo los pseudobulbos se observan muy abultados, por el contrario, cuando los pseudobulbos se fruncen y las hojas se agrietan se debe aumentar su frecuencia.

Tengan presente algo muy importante, es más fácil matar una orquídea por exceso de agua que por defecto. En tal sentido resulta prudente destacar que, a escala comercial, para controlar la variable “humedad” y lograr un cultivo sano y flores de calidad es recomendable cultivar bajo cubierta transparente adicional a la malla de sombra que pudiese requerirse.

Algunos consejos prácticos a tener en cuenta:

  • Tenga en cuenta que mantener el medio húmedo no es lo mismo que mantenerlo enchumbado de agua.
  • Las plantas con pseudobulbos pueden soportar períodos más o menos prolongados de sequía, no así las plantas carentes de ellos, especialmente las de crecimiento monopodial (Vandas y Phalaenopsis). Por tanto, estas últimas deben mantenerse en un sitio que garantice una elevada humedad ambiental.
  • En las plantas de crecimiento monopodial es importante que la corona, o parte superior, permanezca seca durante la noche para evitar el ataque de hongos con la consecuente pudrición y muerte de la planta.
  • Las plantas jóvenes o “seedlings” necesitan más humedad que las plantas adultas.
  • Resulta provechoso para las plantas aplicar una vez al mes un riego copioso para eliminar los excesos de sales y abono que puedan quedar sedimentados en los envases de siembra.