Abonamiento

En la naturaleza las plantas se nutren de partículas de corteza de árboles descompuesta, de las deyecciones de los pájaros e insectos y de los minerales que transporta y disuelve el agua de lluvia; en nuestros orquidearios debemos alimentar a las plantas por medio de los llamados abonos foliares aplicados una vez por semana a la mitad de la dosis recomendada en la etiqueta del producto.

El abono foliar está formado por tres elementos principales que las plantas absorben en grandes cantidades: Nitrógeno, Fósforo y Potasio (N - P - K) y microelementos que son necesarios en cantidades mínimas (Azufre, Boro, Calcio, Hierro, Magnesio, etc..).

Cuando la cantidad de Nitrógeno domina en la mezcla (por ejemplo: 20-10-10) se promueve el crecimiento vegetativo de las plantas. Cuando domina el Fósforo (por ejemplo: 5-30-10) se fortalece el sistema radicular, y cuando predomina el Potasio (por ejemplo: 0-5-15) se mejora la cantidad y la calidad de las flores.

Cuando una persona posee pocas plantas y no desea complicarse la vida, puede aplicar semanalmente un abono balanceado (por ejemplo: 20-20-20). Tanto los elementos principales como los microelementos son necesarios para el sano desarrollo de las plantas, en la siguiente tabla indicamos efectos de cada uno y los síntomas de su deficiencia:

Las marcas de fertilizantes más conocidas y utilizadas son: Peter´s, Hortal, Mairol, Quimifol, Masterblend, Orquidex, etc.